Es común que a los hombres se les haga difícil mantener la chispa del amor una vez que ya están casados. La rutina los envuelve y en ocasiones pareciera que olvidan que los llevó a casarse con la mujer que hoy es su esposa. No es un buen consejo hechar mano de páginas como escorts20.es para salir de la rutina, ya sabes a que me refiero…

Sin duda alguna eso nos afecta a nosotras, ver como el trabajo los absorbe y no se fijan en esos detalles que preparamos para ellos cada día, sin pensar que nosotras también merecemos recibir detalles y tener alguien quien nos estimule.

Si notas que tu esposa ha cambiado su actitud contigo debes prestar atención, pues seguramente no has estado muy pendiente de ella. Si quieres reavivar la llama de la pasión en ambos, sigue leyendo que te mostraré unos consejos para consentir a tu esposa.

Sé más detallista

Suele pasar que tu esposa va a la peluquería y se hace un hermoso peinado para la cena de aniversario y cuando llega el momento de verse solo le dices que la blusa que lleva puesta no te gusta o simplemente hablas acerca de tus problemas de trabajo.

Nosotras las mujeres somos muy atentas y nos gusta hacer sentir bien a nuestros esposos, complacerlos con eso que le gusta, realzar nuestra belleza para que se fijen más en nosotros y otras cosas más de las cuales puedo asegurarte que tu esposa ya las ha hecho casi todas.

Presta atención a lo que hace, el perfume que usa, el color de sus uñas, si hay cambios en su cuerpo (tal vez esté yendo al gimnasio y no lo hayas notado). Observa lo que hace y haz énfasis en lo que te gusta.

Da más

Como hombre siempre esperas que al llegar a casa tu comida esté servida y caliente sobre la mesa sin pensar qué pudo ocurrirle a tu esposa durante el día. Llega antes del trabajo y ayúdala con la cena, procura preparar el almuerzo más a menudo o ayúdala con la limpieza del hogar. Ella te lo agradecerá y podrás notar como la relación se fortalece.

Sorpréndela

Sin importar cuantos años hayan pasado, las mujeres no dejamos de soñar con tener noches de velas y flores, vinos y chocolates. Llévala por lo menos dos veces al mes a un lugar distinto, donde puedan disfrutar un momento de intimidad y nadie los pueda interrumpir. Revivan esos momentos de a dos. También puedes llevarle flores o regalos sin motivo alguno, esto más que sorprenderla la alegrará pues sabrá que no necesitas de un día “especial” para demostrarle cuanto la amas.

Si quieres sexo, hazle un masaje

Los labores diarios, el estar constantemente de pie hacen que al finalizar el día su cuerpo no tenga la misma fuerza y probablemente tú llegues del trabajo con ganas de tener una respetable sesión de sexo. Si no quieres caer en el sexo por mantenimiento o sexo sin deseo, hazle un masaje a tu esposa, preferiblemente de pies. Esto la animará y te aseguro que tendrás una magnífica noche de sexo.